A MI PUEBLO DE INFANCIA

Jorge Emilio Sierra Montoya
De nuestra Plaza de Bolívar, este grupo ha compartido numerosas fotografías que muestran su belleza, como ésta de Emilio Rojas Herrera, gran amigo y colega en la Academia de Historia de Marsella.
Fue ese lugar precisamente (donde a la derecha de la iglesia se aprecia la vieja casona de nuestros abuelos maternos) el que me inspiró el poema «A mi pueblo de infancia», cuyo texto dice así:

A MI PUEBLO DE INFANCIA

Esas palmas centenarias,
mudas, altas, imponentes,
que rodean aquel parque
de mi pueblito natal.

Y esa fuente que en el centro
de la plaza aún parece
cristalino monumento
o un poema natural.

Y la iglesia esbelta, hermosa,
con dos torres gigantescas
que vigilan día y noche
al Maestro celestial.

Y las casas de madera,
con sus colores de fuego
que resaltan en las puertas
sobre paredes de cal.

Y las callecitas blancas,
donde largas procesiones
marchan con fe y esperanza,
sin temor por el final.

Y las flores que se asoman,
cual si apenas despertaran,
entre los tibios balcones
donde canta algún turpial.

Allí, en todas partes, vuelan
los recuerdos de mi infancia,
como vuelan las cometas
por encima del guadual.
Contador de visitas
Live visitors
113
882054
Total Visitors