DE NUESTROS ANTEPASADOS, MEDIR EL TIEMPO

Formas Curiosas y graciosas de medir el tiempo y otras cosas

Por Diego Franco Valencia

«Falta un ratico pa’ media hora»,me contestó el viejo zapatero a quien todos llamábamos «batea», cuando siendo muy niño, preguntándole la hora, lo vi estrenándose un reloj «Mido multifort» que le había regalado un pariente que vivía en tierras lejanas. Resulta que el viejo no sabía leer y menos identificar la hora en el reloj de manecillas que portaba. Relacioné su respuesta con otra que utilizaba con frecuencia el Doctor Correa, médico insignia del pueblo pequeñoque habitábamos. Era el Marsella de los años intermedios del siglo pasado. Resulta que el citado galeno,en medio de sus «trabas» de morfina, despertaba tarde y no sabía ni en qué tiempo estaba. Así, el paciente le pedía una cita y éste le decía: «venga mañana tempranito». Y a qué hora es «tempranito» doctor?. Pues por ahí a las dos y media o tres de la tarde. Asentía el médico quedándose tan serio como siempre se le encontraba.

Así eran muchos de nuestros personajes de aldea. En aquellas épocas se tenían unos patrones de medida que hoy resultarían extraños, desconocidos o pintorescos para las nuevas generaciones. Si usted iba a mercar a la tienda de Don Uldarico Peláez o de Ríos y Bedoya (léase Clímaco Ríos y Elías Bedoya), las más representativas del pueblo, o al granero de Abelito Henao, improvisado en la plaza principal, los días sábados y domingos, tenía que pedir una «cuartilla» de papas, una «pucha» de maíz. La cuartilla y la pucha eran medidas generalmente usadas para granos que equivalían, la primera más o menos a 4,5 Kilogramos y la segunda era la cuarta parte de la primera. Estas medidas, tomadas en cajones de madera, eran heredadas de España (Castilla) y prevalecieron desde la colonia hasta muy entrada la edad moderna, cuando el sistema métrico decimal entró a tomar vigencia, por aplicación del «sistema internacional de medida», adoptado en Francia y ahora vigente en casi todo el mundo. Para la época en referencia, también se hablaba de «almud» (era una unidad de capacidad empleada para medir granos, como arroz, fríjol o trigo y cuyo valor variaba entre 4,5 y 11 kilos aproximadamente). Este patrón era heredado de Arabia, país que colonizó a España mucho tiempo antes del descubrimiento de América.

Era común oír decir a los comerciantes o negociantes de tierra, «ese pobre hombre no tiene si no una pucha de tierra» o, por el contrario, si era muy poderoso: «no mijo, ese viejo tiene muchas fanegadas de tierra» (medida usada en agrimensura y que equivalía  a unos 4192 metros cuadrados). Así una pucha o una fanegada de tierra, por analogía, era la cantidad de terreno donde se podían sembrar aquellas cantidades de semilla .

Para medir distancias no se hablaba de Kilómetros, sino de «leguas» (palabra proveniente del latín leuca y que expresaba la distancia que una persona, a pie o en cabalgadura, a paso normal, puede andar durante una hora). De tal manera, la legua, que es una medida itineraria, abarca distancias que fluctúan entre 4 y 7 kilómetros, según el tipo de terreno que se recorra. Usted se imagina la sensación del agobiado caminante, cuando, en procura dealgún destino, un habitante del camino le respondiera: tranquilo, ya está muy cerca, no le faltan sino cuatro leguas para llegar!.

Vemos, entonces, cómo hancambiado los patrones de medidaen el tiempo y en el hablar popular. Complicado lo de antaño, suele resultar.

Razón tenía don Emilio Hoyos, otro viejo comerciante del Marsellade ayer, dicharachero y pintorescocomo mi abuelastro o abuelo poradopción, quien, en una época enque los viajes de ida y regreso, apie, hasta Manizales o Pereira,eran comunes para traer al pueblolas mercaderías para surtir sutienda, no dudaba en responder,cuando le preguntaban: «Manizalesqueda muy lejos de Marsella, don Emilio?». Eso queda «a tabaco y medio, mijo». O esta otra «perla»de Don Emilio. Se va a quedar mucho tiempo en la capital?. «Me voy a quedar doscientos pesos», respondía, sin vacilar.

Razones y apuntes de viejos que como Batea y Don Emilio Hoyos hicieron historia.

Contador de visitas
Live visitors
146
842736
Total Visitors