EL FÚTBOL

ENTRE LINEAS

Por: Julio Giraldo Álzate

Por la década del cincuenta en Marsella, era frecuente, ya caída la tarde del domingo, ver caminar con rumbo hacia Pereira, cabizbajo y triste un personaje  vestido todo de negro. Era uno de tantos árbitros de fútbol que en veloz carrera por entre cercas  y matorrales había tenido que huir de las amenazas proferidas por don Arturo Patiño, quien envuelto en una bandera de Marsella y peinilla en mano, objetaba la decisión del árbitro de cobrar  una pena máxima contra el Atlético Marsella.

Vienen a mi memoria estos retazos al ver a los Marselleses haciendo deporte en la cancha del Instituto Agrícola; terraplén que fue escenario de las mayores gestas futbolísticas de que se tenga noticia en esta población. Desfilan por mi mente nombres como los de “Piata”, “Ayala”, “Zarria”, “La Hidalga Caicedo”, “Pateguz”,”Oscar Suaza”, “Gustavo Tamayo” y otros borrados ya por el tiempo, y que constituyeron mis héroes de infancia.

Por esta época era recogebolas, que era una tarea bien difícil; no como los de ahora, que solo tienen que agacharse. Había que estar pendiente del balón para ir cuesta abajo a buscarlo; solo temíamos  que el cobro de la falta la hiciera “La Hidalga”, pues, se paraba el partido media hora, el tiempo que necesitábamos los chinches recogebolas en bajar hasta la carretera a buscarlo.

Y era que este deportista le daba tan  duro  al balón, que entre los niños se tejían leyendas como la de que tenía un pie “sellado” por el gobierno porque había matado un portero en Medellín con un penalti que cobró.

Aspiramos, pues, en la reinauguración del estadio en próxima fecha, no obstante los calendarios encima, revivir con otros recogebolas de entonces, aquellas épocas febriles de buen futbol. 

(Escrito en el año 1992)
 

LA PRÁCTICA DEL FÚTBOL

E. Rojas H.

La historia del deporte en el municipio de Marsella tiene su mayor énfasis en la práctica del fútbol y que ha tenido cuatro escenarios en el desarrollo del mismo.

El primer espacio que sirvió para la práctica del fútbol fue la plaza principal, pero cuentan los que recuerdan esa época que la mayoría del tiempo se utilizaba  para bajar los balones de los tejados de las casas que estaban  alrededor de la plaza, con la debida problemática que generaba debido a los daños causados y los enfrentamientos con los habitantes de estas viviendas.

Una primera etapa, como deporte organizado, , se desarrolló en La Cancha de «La Aurora»; se destacan los intercambios deportivos con el municipio de Belalcazar por medio de cabalgatas utilizando la vía Beltrán y el puente sobre el río  Cauca que finalmente se derrumbó con el paso de ganado de las haciendas vecinas.

En La cancha del Instituto Agrícola se desarrolló  una etapa brillante del fútbol. Se cuenta que un alcalde aficionado a este deporte, Don Libardo Toro,contrataba empleados para el municipio a jugadores profesionales de la época; se destacan algunos nombres como Piata Hernandez, La Hidalga, Sarria y otros.

La última etapa del fútbol se está vivienda en la cancha qu

e inicialmente se llamó «La laguna». Allí se construyó el «Estadio La Rioja», derivado este nombre del barrio donde está ubicado.

Se han destacado equipos como ; Selección Equis, Atlético Marsella,Juventus y otros.

ATALAYA

Por Diego Franco Valencia

 

ESE FÚTBOL DEL AYER: Pategús, Peira, “la viga” Restrepo y otros señores futbolistas.

Estaba la Selección Colombia preparándose para el mundial de Chile de 1962, entrenada por Adolfo Pedernera, y la fiebre del fútbol nos hacía presagiar que íbamos a clasificar. El fútbol, en verdad, como lo es ahora, era más que un deporte: una pasión, un distractor ineludible para los niños y los muchachos de  entonces. En Marsella, la gran cancha era la del Instituto Agrícola, un terraplén de escasas dimensiones, donde se perdía más tiempo trayendo el balón, marca Soria, de la quebrada o la cañada que por el mismo discurrir del juego. Sin embargo allí era la cita dominical de hinchas furibundos como don Gonzalo Atehortúa, Don Guillermo López o el viejo “Charol”, zapatero de antaño que había figurado en los olvidados anaqueles del recuerdo de nuestro deporte favorito. La muchachas del pueblo engalanaban con su presencia delicada y femenina, por cierto, aquellos espectáculos memorables.  Allí estaban las Correa, las hermanas Vásquez, Chavita y Alba Lucía Sierra, Flor Toro y otras encantadoras muchachas de la localidad y del campo y nosotros, “los pibes”, vendiendo los helados de Carlos Reyes o los pandeyucas de Argemiro Villada y los tirados de las Posada. Todo era un espectáculo. Tanto, que los helados terminaban derretidos y la liquidación por las ventas se hacía contando los palos que flotaban en el líquido del deshielo. Todo, por ver las voladas “de palo a palo” del famoso Pategús, el longilíneo arquero de la Selección,  chofer o pato de un bus de escalera, quien con sus osadías nos hacía vivir, a lo provinciano, las atajadas del Caimán Sánchez, portero de Colombia; los magistrales cabezazos defensivos de Arturo Patiño, las tijeretas defensivas de Diego Mejía,  Guillermo “el tío” Osorio o José Marulanda, las gambetas y el gol de Carlos Restrepo “la Viga”, infalible en el área contraria y magistral en el cobro del penalti. Cabeceador y goleador, únicamente igualado en nuestro medio por Albeiro Rivera, quien figuró para el fútbol muchos años después, cuando ya el templo del fútbol era el Estadio La Rioja, que para aquel entonces era una laguna de la que salían los espantos vigías de las oscuras noches del poblado. Ese negro, pategús, se envejeció y, como tal, entró en decadencia y vimos florecer, crecer y hasta sucumbir su reemplazo. Fue Guillermo Betancur,  “Peira”, quien, en mi modesto concepto, fue el mejor portero de todos los tiempos. Serio y sereno en el área, amable con la “tribuna” y un brillante atajador de penas máximas…. Después llegaron Julio Giraldo “el rápido”, Albeiro Betancur, Duvalio Castrillón, Emilio Rojas, Álvaro Botero, los Villada (Hernán, Hugo,  Edgar, Guillermo e Iván), Javier Gonzales, Alberto Rivera, Gilberto, “el Pato Marulanda”, Carlos Arturo Toro, “toitola”, Jorge Hernán Hernández, “el burrito”, y otros más…

La selección Colombia logró clasificar para Chile. El Caimán fue figura y en una de esas tardes se empató 4 por 4 contra la Unión Soviética. Tapaba allí Lev Yashin , “ la Araña Negra” y,  con goles de Marcos Coll, Marino Klinger, Antonio Rada y Cuca  Aceros, Colombia había conseguido una de las mayores hazañas de la historia del deporte colombiano: había igualado con uno de los favoritos al título mundial. A ese mismo Toño Rada, cuando jugaba en el Deportivo Pereira y viniendo de refuerzo con un equipo de la hoy capital, en una tarde de aquellas, nuestro “Peira” le había atajado un penalty, en primera instancia. Luego, en el rebote, logró igualar el partido. Pero fue una jugada inolvidable.

Ni Colombia llegó a la final de la Copa Mundo, ni aquellos jugadores, los nuestros, llegaron al profesionalismo, pero si aportaron sanos momentos de esparcimiento a un pueblo que lo requería, en tiempos de la violencia atroz que tantas cosas se llevó…

Aquellas muchachas ya son abuelas; los vendedores de helados, tirados y pandeyucas, nos volvimos viejos y muchos de quienes los fabricaron ya no existen, pero lo vivido está enseñándonos que los helados derretidos no volverán a tener forma y que ese fútbol no regresará, por más que se quiera desenvolver o recuperar la madeja del tiempo…

CLUB DEPORTIVO LOS GLORIOSOS 10 AÑOS 1987-1997

En la celebración de los 10 años, octubre de 1.997

Por Emilio Rojas Herrera

 

Cuando niños la diversión favorita de nuestra barra de amigos,adolescentes de barrio, era jugar “una calle” en el juego del trompo que culminaba con una tanda de miretes aplicada con sadismo en riguroso turno al trompo puchador propiedad del perdedor. Aun no recuerdo a qué edad apareció nuestra afición y luego nuestra pasión por el fútbol . Olmos, Achito Vivas, Maravilla gamboa, Marino Klinger y muchos otros nombres identificaron aquella epoca ,gracias a la repetición dominical de sus hazañas que hacían los locutores deportivos; Nos llamaban hinchas de radio porque nunca conocimos un estadio y mucho menos un jugador profesional.

Un período no menos brillante vivió el fútbol en Marsella con Lahidalga,Piata Hernández, Sarria y otras Figuras estelares del fútbol Profesional y aficionado que fueron contratados por un Alcalde como empleados del Municipio pero con el único oficio de jugar al Fútbol ; junto a ellos , hubo una legendaria figura de un portero llamado «Pateguz * que volaba de palo a palo. Muchos dicen haberlo visto en una tarde gloriosa caer detrás de la portería con el balón en sus manos después de haber cruzado el larguero como un atleta de salto alto detrás de un disparo de 40 metros. Recordando aquella historia nos parecía ver un personaje de leyenda cuando pasaba por hoyo Frío, mucho tiempo despues, conduciendo un destartalado bus hacia la ciudad de Pereira .

Se puede decir con certeza que en la cancha del Instituto Agrícola se vivió la época más brillante de nuestro fútbol ; y para los cuarentones de hoy el inició de nuestra actividad como futbolistas aficionados que marco otra época no menos brillante de este gran deporte ; Juventus,Alianza,Estrella Roja,La Selección X,EI Atlètico Marsella ,que recuerde, fueron los equipos que ,empezaron a escribir ese nuevo capítulo que se prolongó y culmino en la cancha de la laguna hoy Estadio Municipal. La Rioja.

Como queriendo detener el tiempo un 16 de febrero de 1987 (hace 10 años ) , muchos protagonistas de esta historia o que vivieron historias similares en otros lugares conformamos EL CLUB DEPORTIVO LOS GLORIOSOS con una filosofía y unas metas muy definidas : Recrearnos con el fútbol utilizando el viejo axioma de que en la cancha debe correr más el balón que el jugador ya no como estrategia de juego sino por necesidad física ; Recrearnos también con los recuerdos y lo más importante, prolongar nuestra amistad a través del fútbol.

Más de 50 socios han hecho parte de nuestro club durante esta década y como en la época dorada hemos vuelto a sentir el mismo amor, los mismos nervios, las mismas ganas al vestir el uniforme y al saltar a canchas como la del Estadio Mora Mora, pasando por los mejores estadios del Risaralda,Quindio y parte del norte del valle hasta las más humildes y gratas canchas veredales o en escenarios tan novelescos como el de un escondido pueblo del valle en donde después de 4 horas de viaje nadie nos esperaba; ante nuestros ruegos integraron un equipo en 10 minutos y cuando llegamos a la cancha esta carecía de porterías. Machete en mano visitamos el guadual más cercano y las adecuamos en pocos minutos; No habían escollos para vencerr cuando de jugar fútbol se trata .había que salvar el último; no había árbitro, nos resignamos a que el sordomudo del pueblo pitara el partido.

Este intercambio permanente nos ha permitido conocer muchas personas .muchas costumbres y cultivar muchas amistades , llevando mensajes de paz , amor y alegría permitiéndole, además, a muchas gentes ,conocer nuestro municipio haciendo honor a nuestro tema , “EMBAJADORES DEL DEPORTE”

Junto a la recreación hemos llevado la bandera de nuestro municipio por los diferentes escenarios deportivos , conformando, más que un club deportivo , un grupo de amigos con todos los aciertos y todos los defectos que a través de las reuniones mensuales ininterrumpidas durante estos 10 años hemos generado el calor humano suficiente como para mantenernos unidos por encima de tantas dificultades .

Integrantes Club deportivo Los Gloriosos Mesa Directiva

Presidente . Femando Cardona Henao , Vicepresidente : Emilio Rojas Herrera,  tesorero :Francisco Cataño , Secretario :Julio Cesar Cardona

Socios : Jorge Hurtado Villa, Mario Henao, Jaime Robledo Ochoa, Mario lópez, Fernando Quiceno, Hernán Quiceno, Orlando Martinez gallego .Fabian Echeverry, José jesús Rodríguez , Gerardo Grajales. Hader Pineda ,Gildardo Marín .Edison valencia , Oscar Salazar.

En la foto aparecen ,de pies y  de izquierda a derecha:

Juan Carlos Florez(director de deportes), JairoGómez (cantarina),Gilberto Marulanda (pato),Fabian Echeverry, Albeiro Rivera. Darío Valencia (dirigente),Hugo Villada(poeta),Francisco Gallego, Carlos Arturo Toro(toitola),Carlos Valencia, Alberto  Díaz, Edison Valencia (tato),Carlos Alberto Hernandez(Umaña),Omar Ordoñez. un aficionado.

Sentados: Carlos Arturo Henao, Guillermo Villada, Román Hernandez(dirigente),Carlos Hernán Hernandez, ,Julio Cardona, Fernando Marulanda, Gerardo Grajales,,Chapulin, Alvaro Botero,Emilio Rojas H., Alberto Benjumea

 

En el marco de las 44 avas fiestas de la amistad se celebró el encuentro de las viejas glorias del fútbol marselles: este evento se realizó en el estadio municipal La Rioja el domingo   2 de noviembre del año 2014, bajo el auspicio de la dirección municipal de deportes  y con la  colaboración del dirigente deportivo Roman Hernandez Nieto.  Muchas anécdotas y remembranzas se contaron y revivieron por parte de los asistentes Se entregaron camisetas y recordatorios a nombre de la alcaldía municipal  por  parte  de   los organizadores. Finalmente se realizó un encuentro de fútbol donde  aparecieron algunos chispazos de aquellas jugadas que dejaron  una gran huella en la afición que llenaba las tribunas del estadio municipal La Rioja en aquella época de esplendor de este deporte   en nuestro municipio

 

HOMENAJE A LAS VIEJAS GLORIAS DEL FÚTBOL DE MARSELLA

Marsella, Estadio la Rioja,noviembre 2 de 2014

Palabras de Roman Hernandez Nieto

Señora Alcaldesa encargada

Señor Comandante de Policía

Amigos de las viejas glorias de Marsella en los años 60, 70 y 80, que buena fue la idea pero más buena fue la aceptación por parte de la Alcaldesa titular Piedad Colombia Duque y acogida por la actual alcaldesa encargada Diana Zapata pero esta idea que en su principio arranco con la oficina de deportes a cargo del Licenciado Juan Carlos Flórez y el señor Román Hernández en unos pequeños detalles de unos reconocimientos y unos saques de honor en el primer torneo de veteranos que se celebra en la cancha Los Naranjos de la vereda San Luis salida a Pereira y “por el Marsella que queremos “ .Hoy su fruto se celebra con las viejas glorias activas y pasivas, y el reencuentro de muchos amigos que estando en nuestro  municipio difícilmente se encuentran con trabajo para un saludo, pero si estamos haciendo esto hoy aquí ;como no recordar a los que les tocó la época de la cancha del Instituto Agrícola cuando se rodaban los balones en los partidos y llegaban a la carretera por los potreros hasta llegar a la virgen cuando eso me tocó a mí acompañar como recogebolas a mi hermano Hernán que con nuestro amigo Peira y Pateguz se disputaban una titular en los equipos populares  el atlético Marsella o el Estrella Roja que en el entonces eran los rivales del futbol del pueblo, sin dejar de reconocer la cancha de la Beneficencia y todos los clubes que existían como La Bomba de donde salieron amigos como Emilio Rojas, Néstor y Narcés Morales, Chilguete, Alberto Toro, los Zambranos, los Piedrahitas, los Zapatas, los cachones, los Galeanos, los osos con Orlando quien fue rector del colegio Instituto Estrada, muerto en un accidente; como no hablar del chiflón con los Villadas, los Quicenos de Olegario, los Quicenos de Oscar y Gustavo, los Flórez, los calachas, los diablos  y en cabeza de don Argemiro Villada, Gonzaga Flórez, Oscar Quintero y otros, como no hablar de La Rioja  del entonces con Los Valencias , los pipillos Marín, los caregantes, los gallegos, los cachetonas y los Alvaranes, pandequeso,  caretierra, los Hernández, los Henaos con Galarza y los Arcilas de don Pacho, los Garcías de Luz, el cabezón, Tato Valencia y muchos como el hermano de Gabriela Flórez,  quien no habla del equipo de los bomberos con sus unidades y sus contrataciones, que puede opinar usted del equipo de La Pista, con los Marulandas, los Riveras, los piticos, los Campillo con Gustavo, Ernesto, los Valencias con Darío Valencia como dirigente, los Duques de Olga, los Puertas de Malena, Los López de Honorio y Lico. Atrancaderos con los Arrusas, Los Hoyos, los Toros de Nacianceno, Manuel, Carlos Arturo y Alberto y Jaime, los Narvaez Rubiel y su hermano, Los Patiño con Carlos Arturo, Lumbumba, los Restrepo con la viga hoy en un hogar sustituto en Valledupar, los Bedoyas Guillermo y Elías, los Ramírez de don Alfonso, los Cárdenas de don Rufino el zapatero, los Marulandas de José y Paíno, quien de ustedes los más veteranos, recordar es vivir los enfrentamientos del Instituto Agrícola  en su pleno internado y el Instituto Estrada con el profesor José Luis Ríos a la cabeza, y los Hernandez, Germán en la portería del Agrícola y Hernán en la portería del Estrada con Gilberto Mejía, Duvalio Castrillón y por el estilo de toda una  camada, fueron Héctor Pineda al Agrícola, los Alcalá, los Arcilas, los Pinedas y muchos más que llegaron de la Guajira como Hernando González y Toledo de ustedes cada uno hace memoria pero como no hablar de los dirigentes del entonces, Guillermo López (patepalomo), José Uribe Chepe Comandante de bomberos, Octavio Castaño Benjumea cuñado del Ñato Montoya, Oscar Gil, pero todo fue llegando a lo mejor que hubo en el pueblo a pesar de las disputas de los dirigentes, la selección X recogió lo más bueno que se producía en el pueblo en el mercado de los deportistas como también comienzan a resultar equipos para competir con ellos, la Casa de la Cultura, en los 70, Estrella Roja, Independiente,  Atlético Marsella,La Pista, la misma Rioja, Alianza, Hibancar, el Banco Cafetero con los Champaña, Toño Giraldo, Cesar Nieto y los Patiños, Pirul ( Jairo Vanegas), Barrios del Norte que también salimos campeones en esa época, la Caja Agraria, Bomberos Alianza y el Chiflón y pare de contar los campeonatos de ese entonces, que recuerdos aquellos. Pero en todo esto recuerdo a don Alberto Ángel cuando manejaba la Bavaria y en las tertulias que se hacían en Torrijos de la Calle Real, se conocía algo de los cañoneros, esto se les decía en esa época porque importaba más la fuerza que la técnica, caso contrario de hoy que importa más la técnica que la fuerza, pero nos contaba de la fuerza como algunos jugadores del entonces, como Leónidas Duque el pecoso, Don Alfredo Marulanda y el mismo Alberto Ángel fueron hombres de mucha fuerza, que bueno era viajar y porque no recordar los paseos de esas épocas con los choferes viciosos, gracias a Dios no llegó a pasar nada pero que tal de los viajes a Belalcázar, con don Julio Gómez, de La Linda y su familia, Gregorio Betancur el papá de Albeiro y Arturo, Gustavo Aristizabal  “meleguindo” (señor Alcalde de entonces), Aníbal Henao, Arturo Patiño papá de Oscar Patiño y de los muchachos Patiños de enseguida de Telecom, Guillermo López Patepalomo”, Alfredo Marulanda, José Romero, Artemo Jiménez (lulo), Arnulfo Morales, Fabio Tabares (Tamal), Gonzalo Atehortúa, Juan de la Cruz Giraldo, Olegario Quiceno, Absalón Rivera y el viejo Veterina, recuerdo cuando se rodó la volqueta que iba para Filadelfia y no hubo sino 2 aporreados leves con don Carlos Valencia ,el viejo viajó a la cabeza acompañando este equipo; los intercambios a Quinchía, Belén de Umbría,Apía. La traída de los equipos de Bogotá, los enfrentamientos con las barras, la quitada de los bastones cuando ésta era el arma de la Defensa Civil para separar a la gente que llegó de Apía porque se le ganó el partido en los últimos minutos con el severo gol de Hugo Villada, los que recordamos la casa de los Molinas al frente de donde está el estadio hoy en la parte de encima en ese entonces de la Virgen porque todo el frente del barrio Galán era potrero y no existía sino la casa de Hernán, Pedro y el mono Guillermo Molina .Allí corría el bonche y se escondían los más flojos o mejor los que no les gustaban las peleas como no recordar a Mario Quiceno con su bordón y sus muletas, a Berto su hermano gritando al frente del estadio con toda su gallada, los gritos de Leónidas Marín y Fabio tamal, esas fueron épocas que uno quisiera que con lo bueno que es el futbol no pasaran, también tenemos que recordar las lagunas del estadio a lado y lado, las cuerdas de la Chec que atravesaban  el estadio, la llegada a Marsella de León Londoño Tamayo presidente de la Federación Nacional de Futbol en la época de la dirigencia de Hernán Cardona y Alberto Valencia Gil, cosa que nunca más ha hecho nadie y como no recordar los equipos organizados como fueron los interminables un equipo de 20 años y los Gloriosos que hasta hace poco existieron, las épocas de Champaña,  el Burro, Julio Vélez, los Gutiérrez de Guillermo, Mauricio reconocido por todos como puntillón, los Barretos, Chepe y los Bayonetos, los Escobares, Quesito y Diego, Pacho Gallego que llegó al Agrícola y se convirtió en figura hasta llegar la selección junto con Loaiza y muchos más.

“Qué bello es recordar”

HOMENAJE A ORLANDO RAMIREZ  “pechoelata”

Un grupo de deportistas se desplazaron  el día  sábado 14 de marzo del 2015  al municipio de Quinchía para hacerle  un reconocimiento al deportista  Orlando Ramirez ,conocido cariñosamente como “Pechoelata”.este homenaje se realizó en el estadio “Hermano Torti” de esa localidad  con la asistencia de familiares y amigoe igulmente se  ralizó un encuentro deportivo entre viejas figuras del fútbol de los dos municipios.

Orlando Ramirez es oriundo de Marsella y practicó el fútbol en los años 60 y 70;reside en esa localidad con sus esposa y  sus dos hijas.

Contador de visitas
Live visitors
109
897225
Total Visitors