CANTOS A MARSELLA.Gilberto López A.

NOTA DEL AUTOR

Gilberto López Ángel

Después de la grata experiencia con la investigación de «Marsella: periodismo e historia», son muchas las inquietudes que me quedan para devolverle a Marsella cientos de historias y datos consignados en los archivos en mi poder, lo que me asigna la responsabilidad de liberarlos para el disfrute de los historiadores y accionistas sentimentales de Marsella.

El convencimiento de mis limitaciones académicas en literatura, no son excusa para negarle a la poesía local el derecho de ser leída para el disfrute o rechazo del lector.

La ausencia de criterios para saber que es bueno, regular y malo, me ubican en primera línea para justificar la importancia de todo escrito en el que el estado emocional de un ser humano utiliza la palabra expresando sueños y angustias; palabras olvidadas recogidas del común, los puntos y comas con o sin expresión, tildes que confunden significados no se pueden convertir en barreras para aislar o desconocer pensamientos y sueños desarticulados de la sociedad cuadriculada, hacerlo sería una falta contra el elemental derecho a pensar y escribir como se piensa. Así considero es la poesía.

Para esta nueva compilación, salida de más de 590 poemas registrados por 150 poetas en nuestra prensa, durante 110 años, seleccioné aquellos que le cantaron a Segovia y al hoy Marsella.

Igualmente para los poetas inspiradores de esta investigación, a quienes, para esta presentación, los miro individualmente y otros grupalmente considerado su afinidad laboral o circunstancial.

 

Jorge Emilio Sierra Montoya

Con estilo sencillo, palabras elementales, sumerge su creación en memorias guardadas durante la niñez, seguramente escuchadas en labios de la abuela, con recuerdos de intrépidos arrieros colonizando lo desconocido y comulgando con la tierra en busca de Io heredado.

Sólo gratitud y, sin lamentos, recuerda los primeros años en el pueblo de sus raíces, su plaza, esbeltas palmeras, imponencia de su iglesia y la infaltable cometa juguetona a merced de los vientos.

Inolvidable y siempre presente en sus recuerdos, la abuela Clara Isabel, y sus cartas entre juguetones dedos para entretener la atención y no darle cabida a la mórbida cotidianidad de la  aldea. Tardes fugaces a merced de la baraja dieron espacio para liberar historias y complementarlas con las desconocidas. El juego de cartas entre amigas, fueron bibliotecas con historias en primera voz, recreadas con gestos, canciones, chistes y descansos eternos cuando la novedad del día lo requería.

            Leonidas López

El romántico rebelde incomprendido, viajero buscador de sueños y amores desafiando el sentido comú enfrentándose al impredecible río de la muerte.

Sus versos dispersos esperan para enseñar a conjugar el verbo amar, en su reclamo a una de la mujeres más bellas e la Segovia de su época.

            Julio César Vélez

Ampliamente conocido en los círculos sociales,políticos,periodísticos, culturales y religiosos de la Segovia a principios del siglo XX, enamorado del pueblo que lo acogió ya que le correspondió con lo mejor de su espíritu.

Desde las páginas del periódico El Hogar bajo su dirección, escribió bellos versos encubiertos por un seudónimo, «X», dirigidos a hermosas mujeres de la época, identificándolas únicamente con las iniciales del nombre y apellidos.

La osadía cantándole a la belleza natural de las damas en la encopetada sociedad segoviana, creó malestar en algunos círculos políticos carentes como siempre del buen gusto y la palabra elegante, lo cuestionaron señalándolo por su falta de respeto para con las damas halagadas con sus versos.

Así nació el poema Reptiles, dirigido a quienes trataron con sus comentarios callejeros y mordaces, mancillar la dignidad de las bellas niñas y atrevimiento del poeta.

Célimo Zuluaga A.

Las coplas como forma poética de Célimo Zuluaga para entregar imágenes de personas y hechos desarrollados en la coloquial aldea, durante las fiestas tradicionales y cívicas para en medio del jolgorio acariciar el humor en los momentos difíciles de la comunidad.

Con su pausada voz moldeando estados de ánimo, derrumbando fijaciones mentales transformadas en muros invisibles que dividían familias, amistades y negocios.

Sus anécdotas y vivencias personales convertidas en versos octosílabos, detenía los vientos, los trapos rojos y azules se desvanecían en medio de risotadas donde todas las miradas se encontraban en una pausa para la sonrisa olvidada.

Sus coplas recreadas con los protagonistas contemporáneos, nacen en la figura antioqueña de la familia Castañeda en el siglo XVIII. Para liberar los deseos de una convivencia en torno al civismo y bienestar colectivo.

Su poema,Testigo,una clara referencia a la violencia partidista en nuestro pueblo,sigue reclamando mi atención para llegar al momento exácto,las circunstancias,la victima y autor de un crímen aun no olvidado.

Guillermo Gamba López

Con sus acertadas palabras traídas de experiencias personales , memorias contadas, desnudas verdades camufladas en la condescendencia de familias, amistades negocios fraudulentos en una sociedad mojigata, escudada en oraciones y Jugosas cuotas prepagadas para la redención en el mullido sofá del cielo.

Igualmente en sus versos nos recuerda el dormido león, tan distante en el paisaje como para no escapar de su aliento azufrado esparcido en la calle larga, escuela para los mejores y placenteros momentos capaces de dibujar «sonrisas de satisfacción y hombría en medio de los desastres.

Poemas de maestros como

Fabio Giraldo Vélez, Guillermo Dávila, Jesús Castañeda. Luz Mary AIzáte, Aleyda López A.

Con alegóricos poemas pulieron miradas infantiles acercándolos a lo elemental de la existencia como la naturaleza, siempre presente para aprender de ella sus misterios e influjos.

Los versos no siempre apacibles navegando en la ternura. conservaron la sensibilidad para esgrimir preguntas señalando complicidades con la absurda agresividad entre coloridas y manchadas banderas.

Sin abandonar la exaltación de la belleza convertida en arte, el derecho a honrar con sencillas palabras la generosidad de la tierra. Describiendo en su prosa las repetitivas imágenes en su cotidiana misión.

Antonio Mejía Gutiérrez, Guillermo Castaño, Jesús A. García, Fabio Henao Cifuentes, José María Gonzáles, Pedro A. Gómez Duque, Manuel Mosquera Vargas.

s.

Atendiendo convocatoria iniciando la década de los 80, para participar en el concurso de la letra del himno de Marsella, Se presentaron 7 propuestas, todas ellas escritas con sentimiento por el terruño, los mejores paisajes y recordadas imágenes engalanaron los versos en las páginas de nuestra literatura. Cada uno de ellos esgrimió lo mejor de su sentido de pertenencia, por eso no los olvidaremos.

En octubre del mismo año el jurado calificador selecciona la propuesta de Antonio Mejía Gutiérrez como himno que identifica a los marselleses.

       Adriana Morales Franco

No podía faltar la pluma joven, liberada de rutinas forzadas por el consumismo, conservando la capacidad para palpar la importancia de las cosas simples y sencillas en el trajinar de su tierra; leer su naturalidad y calor para describir cualquier instante común y corriente, nos conduce de la mano para ser más amigo del vecino o transeúnte que con fugaz mirada entrega su alma para que sea leída con el solo brillo de sus ojos.

En la misma forma que señala suyas, calles, esquinas, casas por tener allí alojados los recuerdos dueños de su presente, en ella se leen los derechos de una generación sobre los espacios tantas veces caminados.

       Ramón Zafra Rosales

Con frecuencia, cuando acudo a la memoria de nuestra  historia, regularmente me encuentro el nombre de Ramón Zafra R, y siempre me pregunto,   ¿dónde quedaron sus escritos?

Esto, después de conocer y leer una carta dirigida al director del periódico «Pluma nueva» en 1923. Titulada Violetas Doradas, donde hace gala de bellas figuras literarias, evidencia de algo muy especial en la literatura nuestra, lamentablemente con muy poca evidencia en el presente

Gloria Benítez, Gustavo De J. Cano, Javier Correa López, Pedro A. Correa, Manuel De La Pava

 

Encontraron en periódicos escolares espacios de expresión literaria para jóvenes dispuestos a expresar: sueños, amores fallidos, gratitud al colegio, proyectos y profesores.

Al igual, posteriores periódicos albergan la tristeza de un sacerdote ante la dramática vivencia con la muerte de un pintor al desprenderse de una de las torres.

Otros en sencillas palabras disfrutan describiendo cada una de las fortalezas creadas por la clase política.

Mientras desde la distancia un ex alcalde de 1919, 30 años después agradece y exalta la belleza del pueblo, los personajes, la gallardía de sus mujeres para engalanar la paz y armonía dela sociedad.

El retorno de otros con nostalgia, escucha campanas portadores de tristes recuerdos por la pérdida de seres queridos.

Alan Pue De Nalva, Anónimos, Edier Vargas, Presbítero Eugenio Gonzales.

Son parte del proyecto, al encontrar en 1914 un observador de crepúsculos amante de sus cambiantes tonalidades para describirlos deshojando palabras de asombro y satisfacción en cada una de sus gamas.

O el acróstico a Guillermo Bedoya asesinado en la revuelta estudiantil en Manizales en momentos del derrocamiento de Rojas Pinilla.

Versos mensajeros del descontento reclamando espacios negados a los más pobres de la aldea segoviana.

O los de gratitud de un levita enamorado del paraíso donde su misión cristiana lo depósitó para orientar la fe de los creyentes.

Emigdio Atehortúa, Luis A. Rios Toro, Jesús María Castaño, José Edilberto Castro, Rubén Agudelo, Dórian De Jesús Castañeda Ríos, Alberto Díaz.

 

Del campo, con la naturalidad y sencillez de un amanecer colgado sobre un paisaje, salpicado de trinos en coro con el viento y el rodar del agua sobre la roca.

Desde la escuela aprendieron el amor por la tierra sin olvidar miserias ni tristezas que acompañaron con voces, liras y guitarras. Para acariciar con miradas las flores de dulce sonrisa y promesas de eterno vivir, y pintar de atardeceres los sueños de paz, trabajo y amor, traídos en alforjas de recuerdos lejanos.

Contador de visitas
Live visitors
147
842765
Total Visitors