POETAS

Fabio  Giraldo Vélez 1920-1999

Fundador y director de los periódicos “Terruño” “La Voz de Marsella” y “cincuentenario” Jefe de redacción de “Ecos de Marsella” asesor editorial de “Marsella al día”, colaborador de “La patria” y “Diario del Otún”.

Desempeño los cargos de Personero municipal, secretario y profesor del Instituto Estrada. 
Hombre de letras que dedicó gran parte de su vida a la formación de varias generaciones que hoy se destacan en la vida nacional.

ALEYDA LÓPEZ ÁNGEL 1954-2016

Escribió poemas, cuentos y relatos históricos. “Mis poemas y sueños“ constituye la primera selección de su obra.

Nacida en Marsella, Risaralda. Hija de Arturo López Villa y Velia Ángel Álvarez, sus hermanos: Carlos Arturo, Gilma, Gilberto y Berta.

De su escuela primaria en el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, pasó a compartir la educación mixta en el Instituto Estrada y en 1972  se destacó como mejor bachiller.

Quiso ser una educadora integral, obtuvo su título de Maestra en 1980 en la Normal Nacional de Pereira y Licenciada en Educación Básica Primaria en la Pontificia Universidad Javeriana ,1992.

Ejerció su magisterio desde el 16 de febrero de 1976 a abril del 2005.

Sus mejores poemas definen su espíritu dedicado a la educación infantil.

Hija de su tiempo y su medio donde tocaron conflictos y locuras del Siglo XX, en ese escenario surcó sensibilidad, calidez y ternura, amor a la naturaleza y capacidad para expresar emociones, desamores, presencias nocturnas y soledades. Hizo semblanzas de personajes, discursos, narraciones históricas y reflexiones sobre su vida.

Colaboró con numerosas publicaciones en el periódico Marsella al Día, en el suplemento dominical del diario La Tarde de Pereira y en la publicación «Maestro tiene la palabra» y escribió con los grupos de «Prensa escuela» y Promulcad. Sus lectores recuerdan sus cuentos «La Cueva» que expresa sensaciones de su lugar y «La Dama de negro» escrito al pensar los pasos de una vecina que había perdido su hijo.

“Mis poemas y sueños” es una recopilación de sus bellos poemas como homenaje póstumo a la poeta ,escritora y gran maestra.

 

CARLOS ARTURO TORO CASTAÑO
Seudónimo CARLOS MUKITAY
Vio la luz del mundo que transformaría con palabras y cientos de versos, en Marsella. Entendió el valor de la amistad y los colores de la naturaleza en la escuela del Zurrumbo, vereda donde aprendió a volar alto  en su imaginación para apreciar las formas y tonalidades de la tierra.

Pedagogo con amplia experiencia en las áreas de literatura y teatro infantil, música, desarrollo personal y desarrollo comunitario. Ha intervenido en diferentes procesos de resolución de conflictos; con su don de gente, su disciplina, su sistema de trabajo en equipo, pone al servicio de la comunidad su experiencia, con pasión, entusiasmo y vocación.

OBRAS PUBLICADAS

Con el seudónimo de Carlos Mukitay, 25 obras, entre ellas: 

Noche de poeta loco. (10 ediciones)

Los sueños de la cometa de papel (6 ediciones)

Cuentos para educar en valores.

“La ternura como utopía” Libro de pedagogía.

Proyecto de pedagogía musical infantil, Cuando la luna lunó. Libro y C.D. 2013

Dukardo Hinestrosa. Del Nadaismo a Los Beatniks

Por. Freddy H. Ríos García

Dukardo Hinestrosa Castrillón, por su obra y por su cercanía con dos de los movimientos literarios más importantes en los años 60’s en Colombia y en los Estados Unidos, como lo fueron respectivamente el Nadaísmo y el movimiento Beat, es uno de los escritores y poetas más representativos de Risaralda.

Nacido en Marsella el 26 de Julio de 1933, hijo de Juan Angel Hinestrosa Duque y de Adelfa Castrillón Bedoya, corre por sus venas sangre de alquimista y de aventurero. Por el lado paterno su abuelo Jesús María Hinestrosa, explotaba las minas de Tolda Fría en Manizales, lo cual alternaba con su búsqueda de la piedra filosofal. Por su parte, su bisabuelo materno Eladio Bedoya como arriero recorría los caminos que horadó por primera vez su padre José Bedoya, uno de los primeros pobladores de la Aldea de Villa Rica, hoy Marsella.

Debido a la profesión del padre que era maestro de escuela, recorrió en su niñez varios de los pueblos del antiguo departamento de Caldas, culminando sus estudios secundarios en el colegio Deogracias Cardona de la ciudad de Pereira.

Su temprana afición por las letras es atribuida al educador Quindiano  Germán Gómez Ospina, quien fue su profesor en el colegio libre de Circacia, pero también, a su tía materna Lía Castrillón quien con relatos de literatura fantástica supo atizar su imaginación desde los primeros años.

Es el cuento el género que le permite abrirse paso por el mundo de las letras, con los cuales tiene un relativo éxito al lograr algunas publicaciones en los  suplementos literarios de El Tiempo, El Espectador, El Clarín o el periódico Occidente de la ciudad de Cali.

 Precisamente allí en Cali inicia sus contactos con Gonzalo Arango en el año de 1961; este último venía precedido de un aura de rebeldía generada por sus acciones intrépidas y escandalosas, sobre todo, por lo ocurrido en el congreso de escritores católicos en la ciudad de Medellín, en donde tildó a los participantes de este de oscurantistas.

Para esta época existía en Cali un suplemento literario dentro del periódico liberal El Crisol, llamado Esquirla y dirigido por Alfredo Sánchez, en el que algunos jóvenes incluyendo Dukardo Hinestrosa, participaban con sus escritos.

 A partir de su llegada a la ciudad de Cali Gonzalo Arango empieza a dar a conocer el Nadaismo mediante la difusión de un folleto con el llamado Primer Manifiesto Nadaísta, prontamente los integrantes de Esquirla conocen de este y se sienten identificados, por la frescura, novedad y por la nota de protesta que contiene, el paso siguiente es adherirse a las ideas de Arango, porque en palabras de Hinestrosa: “nos sorprendió que ese manifiesto tenía muchas cosas en las que (coincidiamos)…era como si dijera lo que nosotros quisiéramos que alguien dijera”1. Se fue conformando entonces un grupo importante en torno a Gonzalo Arango, los cuales se reunían en el Café Colombia para dar charlas y difundir la nueva doctrina. En este grupo además de Hinestrosa, aparecen Eduardo Escobar, Jota Mario Arbeláez, Alfredo Sánchez, Jaime Jaramillo (X-504), Elmo Valencia, Fanny Buitrago, Amilkar U (Osorio), entre otros. Tal como lo reconoce Dukardo, el primer periodo fue más de escándalo que de producción literaria, ya que solo Arango podía hablar de Nadaísmo, y la demanda de contenidos era mayor a lo que el mismo Gonzalo podía producir.

Por otra parte, Hinestrosa reconoce en el Nadaísmo un fuerte nexo con el existencialismo francés, el cual se constituye según él en el sustrato teórico del mismo. Todo ello surgido de la gran crisis espiritual que acosaba al mundo, terminada recién la Segunda Guerra Mundial. Su propuesta es la negación de todo lo existente en ese entonces, de todas las estructuras y referentes; la idea era iniciar una nueva manera de hacer las cosas.

Por ese entonces Dukardo acompaña a Gonzalo Arango a la ciudad de Bogotá. Allí bajo el escenario del café El Automático de Fernando Jaramillo Botero, Arango hace su presentación del nadaísmo ante el círculo literario bogotano,

 

donde Dukardo Hinestrosa tiene la oportunidad de interactuar con poetas como León De Greiff o Jorge Zalamea, y explicarle sobre todo al primero en qué consistía eso de Nadaismo. En los años 70’s y 80’s, los Nadaistas tendrán otros cafés como su refugio en Bogotá, tales  como El Cisne y El Excelsior, en este mismo año Dukardo publica en plegables los poemas Cali-Cantos, como un homenaje a los distintos sitios de la ciudad.

Por otro lado, la crisis económica sumada a las pocas oportunidades y oferta académica en el país, precipitaron la partida de Hinestrosa, de este modo, Dukardo abandona el círculo próximo del Nadaísmo al emigrar en octubre del año de 1962 a Estados Unidos, no obstante, al llegar a Miami su primer destino, se encuentra según su testimonio con un ambiente tenso y con una ciudad militarizada, pues está en pleno auge la crisis de los misiles instalados por la Unión Soviética en la isla de Cuba. Decide entonces, atravesar el país de un extremo al otro para llegar a California, trayecto recorrido en los buses Greyhound. Ya en California entra en contacto con los representantes del movimiento Beat, o Beatniks (nombre peyorativo acuñado por la gran prensa y medios de comunicación), entre otros se contacta con Allen Ginsberg, William Carlos William y Lawrence Ferlinghetti, con quienes mantendrá una activa correspondencia.

En el año de 1965 durante un viaje a México, entrega al editor Costa Amic su ensayo político: La rebelión de los machetes en América Latina, El cual aparece publicado al año siguiente. Este ensayo es una aproximación a las causas de la violencia en América Latina.

Desde el año de 1965 funda y dirige la Revista El cuervo en North Hollywood California, donde publicó textos Nadaístas, tanto suyos como aquello recibidos desde Colombia, gracias a la activa correspondencia  que sostuvo con los referentes de este movimiento. Igualmente, dirigió en Los Ángeles el Círculo Cultural Colombiano, el periódico El Colombiano USA y el Festival Paisa.

Para el año de 1967 publica su primer libro de poesías en Estados Unidos: Salmos para bautizar un huracán, continuando del mismo modo con la colaboración mediante crónicas y reportajes a diferentes periódicos y revistas colombianas. En 1968 continua con su producción poética mediante, los Exorcismos para espantarle el sueño a su eminencia reverendísima y en 1972 aparecen sus poemas autobiográficos: Auto retrato al pastel con metáforas alucinantes.

Por su parte, en el año de 1978 culmina sus estudios de Literatura y Ciencias Sociales y obtiene el Master en Literatura Hispanoamericana de la Universidad de California UCLA.

Su pertenencia a la entraña más íntima del Nadaismo, en lo que concierne a sus primeros años, la atestiguan la abundante comunicación mantenida con Gonzalo Arango y con otros Nadaístas rezumados. Por ello no deja de sorprender la ausencia de sus poemas en las antologías sobre el nadaísmo; la explicación más plausible sobre este hecho es su temprano exilio a tierras norteamericanas.

Los últimos años han sido de fecunda producción, destacándose la Arbitraria antología poética de 2008, con la cual ganó el premio internacional de poesía Morada al sur en la ciudad de los Ángeles, California, del cual Caza de Poesía Editorial publicó una selección bilingüe.

Además de lo ya referido, dentro de lo que ha publicado encontramos lo siguiente:

Libros de cuentos: Las Jijuemil y Una Noche Paisas

Crónicas: Pasaje a Pereira, 2005. Kama Nostra, 2012.

NovelaGaitanía: Revueltas, rosario & fusil, 2007.

Ciertamente su obra es variada y profusa, abarca desde los libros de poesía hasta el ensayo político, pasando además, por los cuentos, la crónica y la novela. Es sin lugar a dudas el autor más versátil que ha dado las tierras marsellesas.

 

1Entrevista a Dukardo Hinestrosa por Wahider Cardona y Freddy Rios. Pereira, Junio de 2016.

 



AUTO DE AMOR
Mujer,
sobre la
temprana geografía
de tu cuerpo:
he comido de tu pan
y he bebido de tu leche.

He auscultado
el palpitar sosegado
de tus volcanes.
He escalado tu empinado
e inaccesible monte venusiano.

He abierto el surco
y sembrado en tu vientre
la pródiga semilla.

He visto hincharse fecunda
tu grácil epidermis
y al final
iluminarse nuestro amor
con un alumbramiento.

AUTOS DE MI INCIERTA INCERTIDUMBRE
Todo se me va… Todo se me fuga…
todo se me pierde
irremediablemente de las manos;
hasta la amante furtiva
de formas de guitarra, sabe
esquivar mis lances amorosos.

Y las cosas como aquellas
en las que he dilapidado
mucho tiempo buscándolas,
aparecen cuando no las necesito.

Todo se me va… todo se me pierde,
todo se me fuga inexplicablemente…

Por ejemplo…
el tiempo cuando estoy de afán,
mi soledad entre el tumulto,
mi silencio entre los gritos.
Todo se me va… todo se me fuga
todo se me pierde inexorablemente…

Y hasta mi muerte,
cuando más yo la procuro
vaga extraviada entre los vivos.

 

 

Poeta marsellés y escritor en ciernes.

Ha publicado dos poemarios, “Ebelú” (año 2003) y “24 poemas y uno inconcluso” (año 2007); prepara un texto de poesía y otro de historias noveladas, lector inveterado, cinéfilo trasnochador, rockero por convicción (vieja guardia), cree que la edad es un concepto sobrevaluado, la poesía es una carrera de cien metros, la novela una maratón completa. 

Nació en el Alto Cauca  ( Marsella) el 10 de enero de 1.954

Docente, licenciado en ciencias sociales y especialista en pedagogía para la recreación ambiental.

 

Su interés por el arte lo lleva a explorar el mundo de la poesía, más adelante ve la necesidad de musicalizar sus poemas creando alrededor de 20 composiciones en diferentes géneros. Entre estas se destacan:

Regalo de mi tierra (Bambuco), Lucerito (Joropo), Me muero Por Ti (Pop), Como Si nada (Balada), Por un polvito (Tropical), Llover sobre mojado (Parrandero).

Se desempeña como docente hasta el año 2018.

 

 

 

Nació en Marsella Risaralda en 1.953.Bachiller  del Instituto Estrada  de Marsella e Ingeniero Industrial de la Universidad Tecnológica de Pereira. Trabajó en la fábrica “Coats Cadena S.A.”.(Hilos Cadena).

Fue un apasionado de la literatura y la poesía. Desde el año 2005 se trasladó a la vereda El Águila del municipio de Belalcázar donde se dedicó a cumplir dos de sus sueños más anhelados: cultivar su propio bosque y escribir poesía.

Participó en algunos concursos de literatura y poesía.

Falleció en Pereira el 23 de febrero del  año 2.018.

El libro Vendiendo ilusiones, presenta un compendio de sus poemas escritos  alusivos al  amor y a la naturaleza, a la problemática social y a otros temas.

JOSE EDILBERTO CASTRO CARDONA


Otro hijo adoptivo de Marsella, nació en Santa Rosa de cabal el 12 de julio de 1963.

Cientos de composiciones con las elementales palabras brindadas por su formación académica, segundo de primaria, esperando algún día convertirlas en canciones.

Desde niño está dedicado a las labores del campo donde conoció los rigores de la violencia; abrazado a las piernas de su padre, sintió el miedo y el húmedo olor de las cenizas de su casa, reducida a una masa negra y humeante que conserva adherida a su memoria.

Durante años, padre y hermanos recorrieron los caminos abiertos con las miradas de la esperanza. En el constante peregrinar, cientos de imágenes fueron forjando palabras para contar ilusiones y amores pasajeros.

Hoy continúa sumando letras y frases en viejos y ajados cuadernos con huellas de tierra y sudor.

Con esta transcripción, fiel a la forma y puntuación del autor, solo se busca estimular la creatividad e imaginación de un ser dueño de sueños y recuerdos.

GUILLERMO DÁVILA RAMIREZ
LA ELEGÍA DE UN NARANJO

 

Cierto día me plantaron
Y pertenecí a la tierra.
Con diminuta semilla
Que noble mano escondía,
 Crecí… y fue mi ilusión
 Tener nidos… tener frutos.
 Recibir el aire tibio
 En los días de verano.
 De vivir atardeceres .
Y el fervor del ser humano.
Tuve nidos, tuve frutos.
 De aire fresco la caricia;
Los tiernos amaneceres
 Que Mis hojas reverdecieron.
 De los rayos de la luna .
Recibí también sus baños.
 Pero llegó el mes de octubre
 Con dientes de moto-sierra;
 Yo era un naranjo alegre
 plantado sobre la tierra.
 Vivía cerca de la casa
 Por cierto buena morada.
 Las manos depredadoras
No sabían de mi raza
No era injerto, era fuerte,
 Tenía paz en el alma.
 De repente escuché el ruido
 Depredador de la sierra
 Sentí que desvanecía…
 Con mis frutos y mis nidos:
Era verdad que moría…
En el suelo entrelazadas.
 Mis ramas se despedían.
 Las lágrimas se confundían.
De azahares, frutos tiernos.
Y bellos globos dorados
 Que no vivieron la fe.
 Del día en que me plantaron.
Yo era un árbol muy alegre.
¡Y era verdad que moría!

 

A LOS VIOLENTOS DEL MUNDO

 

Cuantos Cristos a tu paso
En el devenir cotidiano
Dejas por siempre postrados
Hombre corrupto y villano.
En el monte mutilados
Inocentes campesinos
 Presa de mina fatal
O diabólica emboscada
La soberbia desbocada
De tu corazón siniestro
Deja sin paz a la amada
Y al prójimo sin «Padrenuestro».
La orfandad del cristo niño
Las lágrimas que sin razón
Laceran su corazón
En esa cruz sin calvario,
 Semejan al Cristo Dios
Sus espinas, su sudario.
El minero, estibador
O el agricultor honesto
 Todos son Cristos que sufren
 Por tu ira y desamor.
Es hora depredador
De compatriotas hermanos
 Que ceses tanto dolor
Generado por tus manos.
 ¿Por qué no aceptas la paz
 Que te ofrece la esperanza
Dejas atrás la venganza
Y evitas tanto dolor?
 
OTROS POETAS
Leonidas López, Emigdio Jesús Atehortúa Alvarez,  Dukardo Inestrosa.
Contador de visitas
Live visitors
120
897146
Total Visitors