HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

  1. a.   Historia de la Educación

HISTORIA DE LA EDUCACION PÚBLICA EN MARSELLA

ESCUELA URBANA DE VARONES

Recoge don Célimo Zuluaga en la monografía de Marsella La historia inicial de la educación en Marsella Así:

“Según los archivos que se conservan en varias oficinas, en el año de 1904 sólo existía en Segovia una escuela alternada y en el año de 1905 empezó a funcionar la Escuela Urbana de Varones con un solo maestro: Luis Eduardo López. La matrícula en ese año fue de 79 niños y el local carecía de ban­cas, tableros y útiles. Los alumnos se sentaban en el piso. Antes habían venido otros maestros nom­brados por el Gobierno del Cauca, y en su orden fueron: Sinforoso Delgado, Luciano Jaramillo, Ale­jandro Moreno y Joaquín Ceballos. Este había ejer­cido su profesión en Manizales más o menos en 1890.

Don Luis Eduardo López se había posesionado en febrero de 1905 nombrado por el Gobierno del Cauca, pues el Departamento de Caldas se creó el 17 de abril de ese año, y empezó a ser administrado como tal el día 15 de junio con la posesión de don Alejandro Gutiérrez, primer Gobernador. En el mismo año don Luis Eduardo López renunció siendo nombrado Director don Ramón Zafra y subdirector don Francisco Botero.

En 1907 la matrícula fue de 154 varones con dos maestros: Luis Eduardo López y Francisco Bo­tero.

En 1908 el Director de Educación Pública de Caldas, don Juan Andrés Echeverri en gira por el Departamento, hizo su visita a esta ciudad. El día 4 de abril se presentó a la escuela acompañado de su comitiva, así: Alcalde, Lino Vallejo; Personero, Sandalio Palacio; el Presidente del Concejo, Camilo Uribe; Inspector Local, Pbro. Jesús María Estrada y el Secretario ad-hoc Juan C. Castrillón.

Dos días después el Director de Educación o Secretario General de Instrucción Pública, como entonces se llamaba, provoca la reunión de las autoridades con el fin de cambiar la casa cural antigua por el solar en donde está edificada la actual.

Al finalizar el citado año, es nombrado maes­tro don Rodolfo Velasco, pero en 1909 vuelve a quedar la escuela con dos maestros, pues Velasco se retiró ese año rebajó la matrícula a 118 ni­ños por 154 en 1907.

Los demás maestros que han prestado servicios en este Municipio, son:

1911 Miguel Ángel Villegas

1912 Rafael Osorio

1913 Luis Felipe Ramírez

1914 José Dolores García y Atanasio Ríos

1915 Pedro José Hoyos, Luis Amador Jiménez y Daniel Ramírez. En este año la matrícula su­be a 227 niños.

1916 Diego Jaramillo, Luis Felipe Álvarez. Matrí­cula 199 niños.

1917 Ciriaco García 1981 Eduardo Osorio

1910 Luis N. Gómez. Matrícula 150.

No cabe duda que uno de los maestros más meritorios de la escuela urbana de varones fue don Luis Eduardo López, natural de Aguadas, a quien tocó la organización de tan importante estableci­miento.

Le correspondió educar a la mayoría de los ciudadanos de su época, y su nombre se recordará por todos con gratitud.

Dice don Célimo Zuluaga   que guarda  gratos recuerdos de  don Francisco Botero L, digno maestro que le enseñó las primeras letras en el año de 1910.

Con el progreso de la educación y para atender sus necesidades se fundaron las siguientes escue­las: Concentración »Mariscal Sucre» la cual empezó a laborar el 2 de febrero de 1967 bajo la dirección de Hernando Echeverri Hernández con 12 secciona­les. Tenía una matrícula de 500 alumnos .Le sucede  el señor Conrado Salazar  Osorio ,hasta el año 1.974.En ese año recibe la Dirección del plantel, el señor Emilio Rojas Herrera quien ocupó este cargo por un año, siendo sucedido por el señor Senen Orrego Toro quien laboró durante tres años, dejando el cargo en manos del señor José Héctor Calderón Gutierrez.

La escuela urbana mixta «Juan José Rondón» fundada el  l° de agosto de 1969 con 12 profeso­res y bajo la dirección de Héctor Zapata Duque. A quien le sucede  como director el señor Luis  Fernando Carmona Ossa.

COLEGIO DE VARONES

Con el nombre de «Colegio de San Luis Gonzaga fundó el Padre Estrada un magnífico establecimiento privado, de enseñanza secundaria. Los pro­fesores fueron el fundador y el Padre Bernal, cooperador en esa época. Después estuvo bajo la dirección de don Genaro Bueno, en el año de 1914. Allí se formaron hombres que empezaron a desempeñar puestos importantes en el gobierno, el periodismo y el comercio. Ese mismo año lo dirigió unos pocos días don Álvaro J. Herrera, natural de Granada.(Ant.), y en 1915 quedó bajo la dirección de don Manuel Duque Z., también natural de Granada, siendo la época más floreciente de este establecimiento, pues don Manuel estaba dotado de una gran cultura y sobresalió por sus grandes conocimientos en la difícil ciencia de la pedagogía. El local estaba situado en el sitio que hoy ocupa el restaurante escolar, barrio conocido en esa época con el nom­bre de «El Vergel». El Director fue ayudado un tiem­po por el señor Juan José Ortiz, y después por don Ignacio Buitrago.

PROFESOR FELIX CASTRO

Con Joaquín Zapata dirigió el colegio de varones en 1925, en Marsella. En 1938 fue nombrado Director de la complementaria de varones hasta 1942. Miembro de la Sociedad de Mejoras Públicas y Concejal. Después se trasladó al Rufino José Cuervo de Armenia, donde permaneció 13 años. En enero de 1956 al Deogracias Cardona. El Club Rotario lo seleccionó «como uno de los mejores educadores del Risaralda. Aunque no nació en Marsella si fue un buen servidor y por eso merece nuestra gratitud.

En 1920 se retiró don Manuel Duque a Pereira donde desempeñó importante cargo en el ramo de la educación. Lo remplazó don Miguel Ángel Ville­gas. En ese tiempo fue dirigido el Colegio por Joa­quín Zapata y Félix Castro. En 1922 dirigió el Cole­gio don Juan E. Pérez, siendo remplazado por don Benigno Cardona el 7 de febrero de 1924, quien le dio el nombre de «Liceo Pestalozziano» y funcionó en el local que hoy ocupa el Hospital «San José. Esta fue una era de cultura para Marsella, pues don Benigno preparó un magnífico personal. Dedicó su entusiasmo a la reorganización del «Salón Dramá­tico» el cual cosechó sus mejores triunfos con tan eminente Director de escena y actor.

En 1926 fue Director don Marco Fidel Jaramillo y en 1930 ocupó la Dirección don Pedro Gallo, quien también ayudó mucho al Salón Dramático en sus nuevos triunfos. Por esta época el Colegio ter­minó sus labores.

En el año de 1945, en vista del numeroso per­sonal salido de la escuela primaria por haber cur­sado el año quinto, sin medios para continuar sus estudios, los Reverendos Padres Jesús María Estra­da y Carlos Giraldo Vélez fundaron el «Instituto Estrada» ayudados por otras personas entre las que se cuentan: Delia Álvarez, Celia Bedoya, Jesús Ma­ría Peláez y Eduardo Posada. Fue encargado de la Dirección o Rectoría el distinguido pedagogo don Horacio Castaño. Lo acompañó como seccional don Aníbal Morales y catedráticos los Reverendos Padres Jesús María Estrada, Carlos Giraldo Vélez y Jesús María Morales. En este año se organizó la primera banda de guerra. Tuvo su cuadro de honor, integrado por distinguidas damas, el cual contribu­yó a la organización y buen éxito del Colegio.

En el año de 1946 fue nombrado Rector don Juan José Ortiz. En el año de 1948 se organizó este establecimiento con carácter oficial. El año quinto a cargo de don Martín Londoño se trasladó de la Escuela Urbana de Varones para el año primero de secundaria; y Rector fue nombrado el señor Pedro Ramírez A., ex inspector departamental de educa­ción. Catedráticos: Padre Carlos Giraldo Vélez, Pa­dre Efrén López; Guillermo Uribe. El señor Ramírez se retiró pocos días después y entró a remplazarlo en la Rectoría el señor Martín Londoño y Secretario, Célimo Zuluaga A.

En el año de 1940 se creó el segundo año de Bachillerato. El Profesorado quedó integrado así: Martín Londoño, Rector; Diógenes Erazo, Vicerrector; Tomás Issa A. profesor, y Célimo Zuluaga, profesor Secretario. Externos: Padres Carlos Giraldo Vélez y Horacio López García; Guillermo Gil B., Fabio Hinestrosa.  La matrícula en este año es de 79 alumnos: Preparatorio, 27; Primero, 35 y Segundo 17.

En 1950: Rector, Martín Londoño U.; Vicerrector, Tomás Issa. En este año estalló un movimiento sub­versivo impropiamente llamado «huelga» pero no prosperó, pues la Dirección de Educación Pública dio su respaldo al profesorado, ordenando la expulsión de los responsables.

En el año de 1951 fue nombrado Rector don Tomás Issa A. quien estuvo al frente de ella por más de veinte años Durante este tiempo, asesorado por el secretario Fabio Giraldo Vélez inició y terminó el magnífico edificio dotado de todas las comodidades. Puede llamarse su administración, la edad de oro del Instituto Estrada. La mayoría de sus discípulos son profesionales que ocupan importantes cargos y han dado nombre a su pueblo natal. 

Por medio de la ordenanza 068 de noviembre 23 de 1961 es departamentalizado por la Asamblea de Caldas. Actualmente posee un moderno edificio con amplias zonas deportivas y en general una do­tación adecuada para su funcionamiento. Su prime­ra promoción de bachilleres egresó en 1968, tenía 450 estudiantes y 23 profesores. Tam­bién funcionaban los 3 primeros cursos de bachillera­to nocturno.

Este importante centro educacional ha dado magníficos bachilleres de los cuales la mayor parte han adquirido su título profesional y hoy ocupan importantes cargos en muchos lugares de la repú­blica.

ESCUELA URBANA DE NIÑAS

 La primera escuela con carácter de privada fue dirigida por doña Francisca Henao de López. Después empezó a funcionar como oficial a cargo de Doña María Jesús Velasco; luego ocuparon tan importante cargo, en su orden: Teresa Valencia de Jiménez, Eloísa Castillo, Mercedes Villa, Margarita Castillo, Genovevita  Álvarez, Zoila Arcila, Julia Botero, Elena Herrera, Sara López, María Herrera, Luisa García de Hernández y  María López.

En el año de 1923 se subdividió la escuela en dos: la Superior con una matrícula de 32 niñas, bajo la dirección de la Reverenda Madre María Luisa Mejía y la Elemental con una matrícula de 108 niñas  a cargo de las señoritas Esther Hincapié y Sofía Osorio.

En 1924 se hacen cargo de la Escuela las Re­verendas Madres Betlemitas Luisa y Lucía y una sola agrupación fuera del convento, a cargo de So­fía Osorio.

En el año de 1926 la matrícula asciende a 450 niñas, siendo el mayor número alcanzado en todos los tiempos, pues en 1933 rebajó nuevamente a 308.

La Escuela de Niñas funcionó primero en los bajos de la casa de doña Nina Álvarez situada en el cruce de la carrera 8 con calle 9; después en la casa situada en la plaza, cruce de la carrera 8 con Calle 8, hoy propiedad de don Uldarico Peláez; en la casa de doña Esther Arango; en la Escuela de Varones cuando ésta funcionó en el Hospital en el año de 1937 y por último en su nuevo local propio ter­minado en el año de 1945 en el cruce de la carrera 8 con calle 10.

ESCUELAS RURALES

La primera escuela rural alternada creada en el municipio fue la del «Alto Cauca», el 2 de agosto de 1906 bajo la dirección de doña Eloísa Villa de Hoyos. El local de esta escuela se construyó en lote obsequiado por el señor Jesús Castaño, progresista vecino de esta vereda.

La segunda Escuela Rural que se creó fue la de «La Linda», en 1908. Directora, Mercedes Villa.

La Escuela Rural de «Las Tazas» fue creada en 1915 y fue nombrada directora Teresa Jiménez.

En 1917 ya existe la Escuela de Varones del «Alto Cauca» bajo la dirección de don León Galle­go con una matrícula de 74 niños. La escuela de niñas a cargo de doña Julia Botero de Roldan tiene una matrícula de 85 niñas. En 1918 la Escuela de Niñas está a cargo de dos maestras: Carmen y Ángela Vásquez.

En el año de 1918 las escuelas rurales están dirigidas así: «Las Tazas», Zoila Arboleda; «El Rayo», Teresa Londoño; «La Linda», Emilia Vélez; «Cantadelicia», Margarita Echeverri; «El Guayabo», Adela Cuartas. La Escuela de «El Rayo» se creó primero en la vereda de Valencia y llevaba este nombre. Por grave descuido, en las escuelas rurales no existen archi­vos, motivo por el cual no se dan otros datos que serían de gran importancia. Los pocos que damos son tomados del periódico oficial del departamento.

El Colegio de las Reverendas Madres Betlemitas fue fundado en el año de 1911, funcionando sin interrupción unas veces oficial y otras veces pri­vado pero siempre con prestigio, pues allí se han educado nuestras mujeres. Este plantel lleva el nombre de «Colegio del Sagrado Corazón de Jesús» y funcionó en un amplio edificio propiedad de la co­munidad, construido por el Reverendo Padre Jesús María Estrada y que hoy ocupa La Casa de la Cultura llamada “La Casa Grande”. La comunidad religiosa se instaló primero en una casa situada en el mismo lugar que hoy ocupa el edificio comprado a don Liborio Caro.”

Escuelas privadas

Funcionaron durante varias décadas en sectores como La Palma, a cargo de Teresa Hernández, hija del señor Marcos Hernández, atendía un grupo de 21 niños y niñas de las veredas aledañas, con aportes de los padres y madres de familia, ocupando una parte en la casa de la familia.

Otra sede funcionó en territorio que hoy ocupa la finca Tres Bolas a cargo de la señora Ana Rosa, procedente de la ciudad de Pereira.

De igual manera funcionaron sendas escuelas en la vereda Mangabonita y en el sector denominado La Ondina.

Contador de visitas
Live visitors
61
891635
Total Visitors