UNIDAD 5. LA RELIGIÓN CATÓLICA

Con base en la Monografía de Marsella, de don Célimo Zuluaga A, la primera capilla la construyó Pedro Pineda en el lugar que hoy ocupa la iglesia parroquial en el año 1861 y era de vara en tierra o estantillos, cubierta con hojas de palmicho. En este lugar se reunían cuatro familias que había en esa época a cantar versos, leerla pasión, todos los domingos en las horas de la mañana. En esa ramada cantó el Padre Juan Nepomuceno Parra, venido de Santa Rosa, la primera misa. En el año de 1904, durante la administración del Padre Ismael Valencia se elaboraron los planos del templo de madera. Para la nueva construcción,se iniciaron los banqueos y se recogieron algunos materiales, los planos fueron elaborados por Jesús Correa, (Correíta), que había sido constructor de la antigua Catedral de Manizales,

destruida por el incendio en el año 1926.Murió en Chinchiná en junio de 1.923. Al llegar el nuevo Párroco Padre Jesús María Estrada el 6 de marzo de 1905, inició definitivamente la construcción. Esta estuvo encomendada los primeros días al señor Manuel Castillo. El nuevo frontis y templo, obra de ladrillo y ferro concreto se inició en el año 1946, a cargo del contratista Libardo Gonzáles y director de la obra el Señor Luis Ramírez. Los planos de dicha obra fueron elaborados por el doctor Constantino de Castro, de nacionalidad española.

Por Jorge Humberto Pineda

La parroquia de Marsella pertenecía a la Diócesis de Popayán. Luego se creó la Diócesis de Manizales, tomando territorio de la Diócesis de Medellín y de la Diócesis de Popayán. Esto sucedió el 11 de abril del año 1900 por Bula del Papa León XIII, siendo su primer Obispo Monseñor Gregorio Nacianceno Hoyos Yarza. El nuevo Obispo vino en visita pastoral y aquí mismo dictó el decreto de creación de la parroquia de Segovia, el 7 de febrero de 1905.

La parroquia comprendía inicialmente, además del actual territorio, las veredas de El Español y El Trébol, que quedaron luego en la Arquidiócesis de Manizales, al ser creada la Diócesis de Pereira el 19 de noviembre de 1952. Al año siguiente, en 1953, Monseñor Baltasar Álvarez Restrepo, el nuevo Obispo de Pereira, tomó la vereda de Combia, que también pertenecía a la parroquia de Marsella, y se la anexó a la catedral de La Pobreza de Pereira. Sobra decir que con la creación de la Diócesis de Pereira nosotros dejamos de pertenecer a la arquidiócesis de Manizales.

Continuó la obra hasta su terminación el señor Rufino Morales, el cual construyó también la casa cural que habitaba Monseñor Estrada. El Nuevo Frontis y Templo, obra de ladrillo y ferroconcreto se inició en 1946, a cargo del contratista señor Libardo Gon­zález y Director de la obra el señor Luis Ramírez. Los planos fueron elaborados por el doctor Cons­tantino de Castro, de nacionalidad española. Vino a Colombia en el año de 1925. Trabajó muchos años con el difunto ingeniero salesiano Juan Buscaglione; Cuando éste murió, el señor de Castro quedó al frente de la sección de arquitectura. Religioso ejemplar, muy estimado por todos, conocido por haber llevado a cabo muchos planos de iglesias de colegios, no sólo en Colombia sino en otras na­ciones de Centro y Sur América. Pertenecía a la Congregación Salesiana y era coadjutor del Colegio León XIII. Falleció el día 19 de junio de 1949 en Bogotá.

E! templo de Marsella es hermoso; fue el primero, después de la Catedral de Manizales, que fue pavimentado con baldosa, en Caldas. Este con­trato lo celebró el Párroco con don Ambrosio Echeverri; posee un sagrario que es una magnífica obra de arte francés; tres altares góticos y hermoso pul­pito, obras de don Baudilio Vergara; un bello co­mulgatorio, obra del mismo Vergara, estrenado el 15 de agosto de 1916, un Vía-crucis traído de Estados Unidos y erigido el 14 de enero de 1919 Posee más de cincuenta imágenes construidas en los talleres de don Álvaro Carvajal, de Manizales, y dos traídas de Barcelona (España): el Señor del Huerto y el Señor de la Caña. Entre ellas sobresale por su perfección la estatua de la Dolorosa. De ella y de su autor hizo el Padre Fabo en su Historia de Manizales el siguiente elogio: "Cuando vibra la fibra artística de su inspiración, modela estatuas religiosas como la Dolorosa de Segovia o Marsella, a la que, a los veinte años de hecha, no supo el artista hacerle corrección alguna, y como la Virgen  del Carmen de cierto pueblecillo caldense, la cual  supera en unción mística y en pureza de líneas a las de la Catedral de Manizales, siquiera fuese construida en los afamados talleres de la viuda de  Reíxach, de Barcelona". El reloj de la torre fue co­locado el día 24 de julio de 1916 por el señor Emilio Burgos. Fue construido en Medellín por "Escobar, Londoño y Cía.". Se retiró de la torre unos dos años mientras se construía el nuevo frontis y se coloca   nuevamente en enero de 1949. También posee nuestra iglesia unas magníficas campanas traídas de Europa.

c. Sacerdotes

Un mes después de la creación de la parroquia de Segovia como se llamaba anteriormente Marsella-, llegó el primer párroco; lo hizo el 6 de marzo de 1905, era el Padre Jesús María Estrada, un joven sacerdote con apenas 27 años de edad y 17 meses de haber sido ordenado. Había sido nombrado párroco de Segovia y encargado de la vicaría parroquial de Belalcázar, por el Ilustrísimo Señor Obispo de Manizales. Monseñor Estrada ejerció como párroco, durante 47 años, hasta el mes de febrero de 1952 en el que le sucedió el P. Francisco Londoño Piedrahíta.

LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS DEL SIGLO XX

A finales de febrero de 1979 llegó el P. Gildardo Lopera como párroco, duró unos pocos meses; siendo él párroco y el P. Joaquín Eduardo Cortés Tabares, el vicario parroquial, ocurrió el temblor del 23 de noviembre que averió seriamente el templo y otras edificaciones de la ciudad. Eran las 6:39 de la tarde, y estaban proclamando la primera lectura de la eucaristía que acababa de empezar y que era presidida por el P. Cortés, cuando la tierra empezó a temblar, el servicio de energía se suspendió, la gente corría para tratar de alcanzar la salida del templo, la parte posterior del cielo raso se vino abajo. Los servicios litúrgicos se tuvieron que seguir celebrando por varios meses en el aula múltiple del colegio Instituto Estrada. Nueve días después el párroco abandonaría este municipio y quedaría el P. Joaquín Eduardo como sacerdote encargado. En los pocos meses que estuvo aquí fundó el Grupo Scout que funcionó por muchos años en el municipio y que prestó muchos servicios a esta comunidad. 


d. Época de oro

El P. Joaquín Eduardo fue nombrado Canciller de la Diócesis de Pereira a principios de 1980 y el Señor Obispo, Monseñor Darío Castrillón Hoyos, nombró entonces como párroco al P. Duván Vélez Isaza y como vicario parroquial al P. Gustavo León Valencia Franco. A estos dos sacerdotes les tocó una labor titánica. En cinco años de permanencia reconstruyeron el templo, rescataron el cementerio parroquial, hicieron importantes adecuaciones en la casa cural, organizaron varios grupos apostólicos e impulsaron la fundación del hogar del anciano, entre muchas otras obras que hicieron estos dos sacerdotes. Hasta tiempo le quedó al P. Valencia para ponerse al frente del colegio Instituto Estrada del que fue su rector. Dos placas de mármol les hacen un merecido reconocimiento a estos dos sacerdotes por su trabajo pastoral, una a la entrada del templo por la nave izquierda y otra a la entrada del cementerio. 

e. Otros párrocos

En 1985 llegó el P. Jesús Arcángel Ramírez, a quien también recordamos con mucho cariño por su celo pastoral y por una vida ejemplar ceñida a las enseñanzas del evangelio. A él le sucedió el P. Leonel Alzate cuyas predicaciones enérgicas y llenas de sabiduría movían a los fieles a emprender con más decisión el camino de la santidad al que nos invita Jesús. En 1993 le sucede el P. Eduardo Antonio López; permaneció en nuestra parroquia hasta 1996. Personalmente tengo de él gratísimos recuerdos pues me permitió colaborarle muy de cerca en su misión pastoral con algunos grupos de donde surgieron líderes que, después de 17 años, aún permanecen dando su aporte como laicos en la parroquia. Lo recordamos por su paciencia, su discreción y el amor indiscutible que tenía por su sacerdocio y que seguramente aún conserva. Monseñor Fabio Suescún Mutis lo trasladó a la parroquia de Belalcázar en 1996 y nombró al P. Santos Cabrera, quien había llegado hacía muchos años a Colombia como misionero Después de Monseñor Estrada es el párroco que más tiempo ha permanecido al servicio de esta parroquia. En sus 13 años como párroco le correspondió dar inicio al Proceso Integral de Nueva Evangelización - PRODINE, reparar los daños del templo ocasionados por el temblor de 1999, que también destruyó buena parte de la ciudad de Armenia. El P. Santos también dio inicio a un trabajo social con los campesinos de la parroquia, entre quienes distribuía cerdos y gallinas, que se iban multiplicando con las crías que iban llegando.

f. La parroquia actual

En febrero de 2009, Monseñor Tulio Duque Gutiérrez designó, para dirigir los destinos de esta parroquia, al P. Alirio Raigoza, quien se venía desempeñando desde tiempo atrás como Canciller de la Diócesis. Una vez llegado el nuevo párroco, convocó a un grupo de fieles laicos y organizó una Semana Santa preciosa que se ha repetido en los años posteriores y que invita a los cristianos católicos a vivir de una manera más íntima y piadosa los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. El P. Raigoza  -con el valiosos apoyo de los Padres Wilmer Cabrera, Carlos Mario Franco y John Fredy Sandoval, vicarios parroquiales-  continuó la labor pastoral iniciada por los anteriores párrocos y dio inicio a otros proyectos pastorales que dinamizaron todavía más el trabajo pastoral y acercaron el mensaje del evangelio a quienes deseamos vivir según la propuesta del Hijo de Dios.

g. Parroquia La Inmaculada Concepción

La parroquia del municipio desde su fundación fue consagrada a la Virgen María Inmaculada, por eso lleva su nombre y celebra anualmente las festividades entre el 29 del de mes de noviembre y el 7 de diciembre, terminando con el día de las velitas y las primeras comuniones el día 8 de diciembre.

La Parroquia actualmente está regida por el Presbítero Francisco Javier Ramírez Castrillón  quien oficia como Párroco.

La parroquia tiene además a cargo el Sacristán, en cabeza del señor Aldover Betancur Rotavista, del sepulturero Luis Eduardo Cortes, administra igualmente La Capilla del Alto Cauca y los servicios que ofrece el Cementerio Jesús María Estrada Vélez.

Gracias a las  múltiples actividades  sociales que vienen coordinando e impulsando los dos sacerdotes, han logrado la vinculación de un buen número de líderes ciudadanos y ciudadanas, en la proyección de las acciones pastorales dentro de la comunidad.

Ministerio de catequistas coordinado por Gloria Edith Sánchez.

Ministerio de liturgia coordinado por Luz Piedad Osorio.

Pastoral de la salud coordinado por Omaira Giraldo.

Pastoral social coordinado por Gloria Inés Henao.     

Comunidades de la nueva evangelización, a cargo de Luz Stella Vélez.

Semillas de fe, a cargo del vicario parroquial.

Grupo de apoyo, bajo la responsabilidad del párroco y Gloria Edith Sánchez.

María reina, a cargo de Stella Rivera.

Formación de monaguillos, bajo la responsabilidad de los sacerdotes.

Ministerio de comunión, a cargo de los sacerdotes.

El presbítero Jesús Antonio Giraldo, radicado  en Estados Unidos, viene coordinado y gestionando recursos económicos, materiales y de acompañamiento familiar a un grupo de niños, niñas y jóvenes, de escasos recursos, motivando la vinculación de familias extranjeras quienes adoptan una o varias de la municipalidad, al programa Misión Marsella, el cual atiende en la actualidad a un grupo de 62, quienes reciben no solo el apoyo financiero, sino también la presencia de sus adoptantes durante el año para compartir diversas actividades en salud, bienestar, recreación y proyección social.

El programa como misión se transforma en fundación dando origen a la Fundación “Un Corazón Colombia” la cual retoma la filosofía y acciones sociales propias de los intereses, necesidades y expectativas de los usuarios en general.

“Aquí estoy para bendeciros”. Marsella, enero 4 de 1.953

Con esta bendición, don Camilo Castaño Jaramillo, quien ejercía como profesor de la escuela urbana de varones y ante las sugerencias del Párroco Carlos Giraldo Vélez y Monseñor Jesús María Estrada Vélez, interpretando el sentir de un grupo de mujeres devotas de la Virgen del Perpetuo Socorro, se da a la tarea de preparar el terreno acordado por la vecindad y la parroquia, para la instalación de una imagen que sirviera de bienvenida y partida espiritual, para todo aquel que llegara o saliera del municipio.

La imagen se trajo en tres partes desde la ciudad de Cali en la volqueta roja del municipio, conducida por el señor Omar Vélez, bajo la responsabilidad del señor Jesús María Peláez, quien oficiaba como Personero municipal, habiendo cancelado la suma de 14 pesos. Don Camilo, ayudado por algunos de sus alumnos y los padres de familia, se dedicaron a explanar y adecuar un espacio amplio y de muy buena visibilidad, donde con la colaboración de la siempre cívica comunidad, se dispusieron los materiales necesarios para la base o pedestal, se unieron las partes y se erigió la guía espiritual de propios y extraños, dotándola además de una reja de protección y más adelante de una adecuada iluminación,  quedando al cuidado del vecindario.

Es necesario reconocer la generosa labor desarrollada por Germán Mejía y esposa, de la finca El Prado, de María Osorio, Myriam Toro, quienes permanentemente velaron por el mantenimiento, conservación, embellecimiento y ornamentación de la imagen y sus predios, durante su vida o permanencia en el municipio.

Las familias Mejía Uribe, Orrego Osorio, Quintero, López y sus descendientes han seguido con la misión encomendada, resaltando a los hermanos Heriberto a quien desde niño le tocó ayudar en la obra revolviendo mezcla y Uriel Orrego, Javier y Norberto Marulanda, quienes vienen desde hace varios años coordinando y procurándose apoyo para el mantenimiento, mejoramiento  y conservación de la efigie intercesora y su entorno, como una muestra de la tradición religiosa en la municipalidad.

 

j. Otras iglesias.

Hacia el año 1.965, un grupo de hombres y mujeres, atienden la convocatoria de algunos líderes que hacen presencia en el municipio a nombre de La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, para fundar el capítulo Marsella en el sector del barrio La Pista bajo la coordinación del Pastor Alfonso Echavarría, quien llegó en el año 1966 y con el apoyo de Odilia Salazar Henao, Familia Reyes, Familia Cañas, entre muchas otras. Hasta aquí nos ha ayudado el Señor, fue el lema de la celebración de los 50 años de funcionamiento, el 8 de noviembre del 2.015.

Igualmente funcionan otras sedes en varias veredas, incluyendo el Corregimiento Alto Cauca.

La Iglesia de Dios, Ministerial de Jesucristo Internacional, convoca sus seguidores a las sesiones periódicas en horas de la noche, al lado del comando de la Policía Nacional, en nuestra localidad.

La Iglesia Internacional Cruzada Cristiana de Restauración Familiar, ofrece sus servicios en el sector de la avenida Villa Rica de Segovia, frente al parque de Los Fundadores.

El Movimiento Misionero Mundial, Iglesia Cristiana, viene realizando sus sesiones y actividades sobre la salida hacia Pereira, después de la Y, frente al  nuevo Centro de Integración Comunitaria.

El Salón del Reino de los Testigos de Jehová. J.W.ORG., a partir del año 2.014, tiene al servicio de sus seguidores una modernísima instalación ubicada en el sector de calle La Rioja, a la altura de la institución conocida como Hogar infantil Comunitario, Barrios del Norte. Esta congregación viene en continuidad desde el año 1.980.

Contador de visitas
Live visitors
140
842557
Total Visitors