CASA DE LA CULTURA

Funcionó inicialmente como el colegio de las Bethlemitas del Sagrado Corazón cuando en 1.911 el padre Jesús María Estrada crea un colegio para la formación de la mujer marsellesa, destacándose por la educación y formación que impartía la comunidad reli­giosa. Hacia el año de 1968 por mandato del gobierno central se crea la educación mixta en la educación pública hecho que dejó sin población femenina a la comunidad de las Bethlemitas, lo cual ocasionó el cierre defi­nitivo de la entidad en el año de 1.970

El 24 de diciembre de 1972, se constituye el centro de estudios sociales de Marsella, conformado por jóvenes dispuestos a trazar nuevos retos para el municipio. Este centro de estudios se creó como un espacio de reflexión sobre los social, lo cultural y lo ambiental, buscando fortalecer integralmente el territo­rio y las comunidades del municipio. En este contexto temas como el “BONO DEL AGUA”, la compra de un terreno para conservar los bosques y las ideas y propuestas para crear un jardín botánico formaron parte de las ideas y proyecto que se consolidaron y le fueron dando vida a la Casa de la Cultura.

Un grupo de jóvenes universitarios, algu­nos de ellos con doctorado, emprendieron una tarea de fundar la Casa de la Cultura en cabeza del Doctor Carlos Arturo López Ángel quién fuera en ese tiempo diputado y presidia la Asamblea Departamental. Así mismo La Parlamentaria Gabriela Zuleta Álvarez logró que el Congreso Nacional destinara un auxilio  de $500.000 de los cuales $ 300.000 se desti­naron para comprar la sede a las hermanas Bethlemitas e iniciar con el proyecto de la Casa de la Cultura. Con los $ 190.000 restan­tes se dotó la entidad de algunos elementos indispensables para su funcionamiento

Al principio la gente no les creyó, algunos simplemente no los apoyaron; otros les hicieron oposición, pero ellos no dejaron de luchar por su gran sueño y casi de la nada sacaron adelante ésta gran empresa, logrando lo que hoy tene­mos como icono de nuestro patrimonio y cen­tro de la memoria de Marsella. Un centro que aglutina a estudiantes de todas las edades y a la comunidad en general porque para pertenecer a esta entidad la edad no interesa, ni la religión, la clase social ni el color político. “ Aquí todos somos una sola familia, la familia marsellesa”

En el año de 1.974 se crea la ONG Casa de la Cultura y abre puertas a la co­munidad y se crean los cargos de Director, Bi­bliotecario y ce­lador. El servicio de celaduría se dio a través del señor Jósé Gui­llermo Londoño Galeano (quién trabajó hasta el 20 de mayo de 2016); es de resaltar que el señor Guillermo Londoño no se ciñó a ser solo el vigilante; fue el gran maestro y motivador de las disciplinas deportivas en tenis de mesa y ajedrez obteniendo como resultado los grandes campeones a nivel municipal, departamental y nacional en éstas dos disciplinas, lo que llevó también a un gran reconocimiento de la Casa de la Cultura pues han sido en las áreas del deporte que más reconocimientos y títulos ha obtenido el municipio de Marsella.

También fue nombrado como Director el señor Gilberto López Ángel, quién trabajó hasta el año de 2009, Funcionario dedicado de tiempo completo a la labor cultural del Munici­pio; todo lo que hasta la fecha se ha trabajado en el sector cultura se debe a la labor ardua que realizó durante los 35 años de entrega y lucha durante la administración de la entidad, la cual la dejó bien posicionada en todas las esferas, tanto en los procesos de formación como la conformación de los cinco (5) museos que se encuentran en los diferentes espacios de la Casa de la Cultura.

Es de destacar que las actividades con las cuales iniciaron labores fue con el préstamo y alquiler de espacios para las reuniones y capa­citaciones de las diferentes entidades del mu­nicipio y el departamento. Funcionaron oficinas como la Registraduría, Juzgado, entre otros. Así mismo se dio inicio a la parte deportiva de tenis de mesa y ajedrez; también se tuvo en cuenta la parte recreativa para los propios y extraños que disfrutan cambiando la rutina diaria por la golosa, el triqui y el ajedrez gigante que se en­cuentra ubicado en el patio central.

La ONG Casa de la Cultura la integraron personalidades como:

Dr. Carlos Arturo López Ángel

Sra. Piedad Colombia Duque

Señor Gilberto López Ángel

Dr. Diego Agudelo Bedoya

Ing. Jaime Alberto Parra C.

Dr. Hugo Marulanda O.

Dr. Carlos Alberto Betancur G.

La Casa de la Cultura se constituyó en un escenario polifuncional entorno a actividades artísticas y recreativas, centrando su quehacer diario básicamente en tres ejes temáticos: For­mación, Información y Recreación

En año de 1.986, Colcultura (hoy Ministerio de Cultura) dona una serie de instrumentos orf, gracias a la gestión del señor Gilberto López Ängel. Bajo la dirección del señor Héctor Zapa­ta D., se inicia un proceso de prebanda dando nuevamente vida al movimiento bandistico de Marsella, después de casi 24 años de ausencia musical se vuelven a escuchar los sonidos de paz que hasta la fecha son los encargados de realizar todo un movimiento musical y además está generando calidad de vida y tejido social.

Así mismo, con el apoyo de la Federación Nacional de Cafeteros, El Ministerio de Cul­tura, El comité Departamental de Cafeteros, la Gobernación de Risaralda, la Cooperativa de Caficultores de Marsella, La Alcaldía Mu­nicipal, los padres de familia y la comunidad se logra dotación de instrumentos musica­les en general. Esto hace posible que en el municipio y específicamente en la Casa de la Cultura de Marsella se haya revivido el pro­ceso, la tradición musical tan fuerte y que a través del tiempo se le haya dado continui­dad y permanencia.

Es de resaltar que la Casa de la Cultura tuvo momentos difíciles que llevaron a instalar el obituario que durante 23 años, expuso su di­rector Gilberto López Ángel en la entrada al edificio y con el cual quiso gritar a los cuatro vientos el S.O.S por la Casa de la Cultura de Marsella. El deterioro gradual del edificio, el recorte sistemático de programas, la reducción de espacios ante las ruinas de la vieja casa, el cierre de museos y en fin, el asomo de una clausura inevitable, obligó a declarar práctica­mente el réquiem de esta institución en 1.995

Y fue este pronunciamiento público en ese entonces, el que llevó al candidato a la gobernación de Risaralda, Diego Patiño Amariles, a comprometerse con destinar durante su administración, recursos por 700 millones de pesos que alcanzaron para restaurar la primera etapa y luego en la administración departamental del Doctor Carlos Arturo López Ángel, se lo­gró la restauración en su totalidad de este patrimonio arquitectónico y que sumados a 300 millones del Ministerio de Cultura, permitieron su renacimiento y la salvación de esta inigualable obra para Marsella.

En el año 1996 y ante el acelerado de­terioro del edificio, la Casa de la Cultura, pasa a ser parte de la administración de­partamental de Risaralda, asegurando la restauración, que permitió el rescate de su estilo arquitectónico original, modificado en 1962.

En diciembre de 1.999 nace el nuevo ente “Asociación de Entidades Públicas de la Casa de la Cultura” que oficializa la presencia de la administración municipal en las decisiones de la Casa de la Cultura y compartidas con el gobierno departamen­tal y se entregan las obras de restauración en su totalidad por parte del Ministerio de Cultura y la Gobernación de Risaralda.

A partir de la Creación de la Asociación de Entidades Públicas Casa de la Cultura de Marsella la Gobernación de Risaralda invierte el 100% de los recursos para el funcionamiento de la entidad y la alcaldía municipal contrata el personal para apoyar el desarrollo de los procesos de formación. Esta unión de lo público (Alcaldía y Gober­nación),ha permitido que el Ministerio de Cultura le dé un merecido reconocimiento a la Casa de la Cultura en el libro Casas Sonoras y esté como una de las 6 (seis) ex­periencias más exitosas como Casas de la Cultura de Colombia.

En lo que respecta a formación se tie­ne la escuela de música integrada por el semillero, iniciación, coro, banda sinfónica infantil, banda sinfónica juvenil, orquesta de Música tropical, música de cuerdas y/o tradicional; esta escuela viene funcionan­do sin interrupción, logrando destacarse a nivel municipal, departamental, nacional y hasta internacional ya que en el año 2013 tuvo la oportunidad La Banda Sinfónica Ju­venil de participar en un encuentro en la Ciudad de Panamá.

Así mismo se cuenta con la escuela de dan­zas que involucra a todos los planteles educati­vos del municipio; también la escuela de artes aplicadas (dibujo y manualidades).

A partir del año 2010 se tuvo la oportu­nidad de vincular personas en situación de discapacidad al programa “Arte con Amor”. Se vinculó la comunidad indígena Embe­rá-Chamí presentes en el municipio,a tra­vés de la música y la danza autóctona .

En lo informativo, cuenta con una bi­blioteca, gracias al convenio con Comfa­miliar y la alcaldía municipal; así mismo, cuenta con cinco museos, cinco muestras itinerantes y guianza turística.

En lo recreativo, permanecen los campeo­natos de tenis de mesa, ajedrez y como acti­vidades complementarias: triqui, rompe cocos, dominó y sapo. En total, son más de 600 jóvenes al año, matriculados en los distintos programas que aquí se adelantan diariamente como máxi­mo escenario cultural, artístico y recreativo con que cuenta el municipio

LEER MAS EN CASA DE LA CULTURA

Contador de visitas
Live visitors
114
882043
Total Visitors