LA LUZ ELÉCTRICA

“En los primeros tiempos el alumbrado público se hacía con lámparas de petróleo colgadas en las principales esquinas de la plaza y Calle Real. El encargado de encenderlas todas las noches, pero con especialidad los sábados y domingos, era don Clímaco Arango, el cual desempeñó durante muchos años el cargo de Comisario Mayor. Las lámparas permanecían encendidas hasta que se agotaba el petróleo que era más o menos a las diez de la noche. Las linternas con pila no eran conocidas y el primero que las trajo a esta ciudad fue Lázaro López H. a su regreso de Estados Unidos. El individuo que por cualquier motivo tenía que transitar las peligrosas calles, usaba farol de tela.”

Existieron dos fuentes de energía hidráulica: La de las Mercedes», alimentada con aguas de la Nona, en sitios de Corozal, por los planes del Cauca, propiedad de Genaro Mejía y la de «San Eugenio», cuyo propietario fue Justiniano Londoño. Esta última, luego comprada por el Municipio y que se sostuvo hasta la llegada de la “CHEC”, ya a mediados de siglo

Aproximadamente en el año de 1916 el pueblo tuvo su alumbrado, pues don Genaro Mejía instaló su planta eléctrica «Las Mercedes» en la quebrada de La Nona, por los lados de Corozal la cual después pertenecerían  al  municipio de Belalcázar.

Con la energía eléctrica, Marsella inició una nueva era de progreso. Como la planta estaba destinada a dar energía a la trilladora «Los Ángeles» de propiedad de don Genaro, al retirar ésta ofreció la planta al Municipio pero este decidió comprar la de «San Eugenio», de propiedad de don Justiniano Londoño, ya que ofrecía mejores condiciones para el pago. De esta manera prestaron servicio las dos empresas hasta que Belalcázar lo retiró definitivamente.

También se hace mención de la rueda Pelton que instaló en el sector de Tacaloa aprovechando las aguas de la quebrada Corozal y de la Nona.

LA LUZ ELECTRICA Y EL CINE

Al tener la luz se inauguró un salón de cine con distintos empresarios: Luis Uribe Uribe, Junta del Cementerio, Emilia Bedoya de Henao, Sociedad de Mejoras Públicas, Manuel Jaramillo, José Quintero, Néstor Salazar, Abdul Gaber, Efraín Sepúlveda y Blas Marín.

El primer cine que se conoció fue el del Profesor Arak, ciudadano argentino, célebre ventrílocuo, prestidigitador e ilusionista. También trajo su aparato de cinematógrafo (llamado así en ese tiempo), don Julio Nerny, ciudadano francés. Su empresa se denominaba «Cine Odeón». Estos equipos tenían luz eléctrica propia. Las representaciones se efectuaban en la casa de habitación de don Manuel Vásquez, la misma que hoy está situada en el cruce de la calle 7 con carrera 8. El entusiasmo por estos espectáculos era Inmenso, hoy no igualado no obstante la escasa población en esos tiempos.

. «Perro policía» es otra cinta muy del agrado del público, En resumen: buena concurrencia, cintas bellas y morales, Cuando de  espectáculos se trata es bueno citar las Compañías Dramáticas denominadas Cárdeno y Morían que tan bellos dramas representaron en la casa de don Luis López O. El primer circo que trabajó bajo carpa armada en la plaza fue el «Reyes» uno de los mejores de esa época, integrado por mejicanos. En ese circo venía un fakir que permanecía sepultado tres horas, y el célebre enano «Chocolate», africano que medía poco más de un metro de altura.

En la Compañía Cardeño viajó como actor don Temístocles Botero y en la Morían José Flórez y Benicio Henao. Estos hicieron una correría por el Departamento de Antioquia.” [Monografía de Marsella,1.954]

Finalmente   a mediados de  siglo la luz eléctrica tuvo otra etapa con la Instalación de la planta de la CHEC, al frente del cementerio y luego fue trasladada a la parte alta del barrio Galán.

leer más en LUZ ELÉCTRICA, ¡QUE NOVEDAD!

Contador de visitas
Live visitors
61
891668
Total Visitors